Cine

Rafael Lanuza

Rafael Lanuza Martínez nació en la ciudad de Guatemala en 1933. Alumno de la escuela de Salvador Abularach, realizó su primer largometraje en 1952, titulado Una corona para mi madre, (primero con sonido directo en Centroamérica). Autodidacta, como muchos cineastas guatemaltecos de la época, se especializó en la técnica cinematográfica mientras realizaba cortos comerciales. En los años setenta, retoma la realización de películas de ficción con el productor mexicano Agrasánchez, bajo los auspicios de Pelmex. Realizaron tres filmes: Superzán y el niño del espacio (1971), El triunfo de los campeones justicieros (1972) y La mansión de las siete momias (1973). También realizó El cristo de los milagros (1971); Terremoto en Guatemala (1976), concebida originalmente como un documental sobre el fenómeno natural que azotó a su país ese año; Candelaria (1977), donde aborda el tema de la emigración del campo a la ciudad; y el documental Ángeles de Chinautla (1977), sobre la orfebrería de dicho pueblo cercano a la ciudad de Guatemala. Su cinematografía, muy cercana a la mexicana con la que trabajó muy estrechamente, es considerada piedra angular del intento por consolidar una industria de cine en Centroamérica.